La tecnología de Taranis desembarca en Uruguay de la mano de Lanafil

Una empresa isaraelí, con presencia en varios mercados ofrece soluciones en agricultura
de precisión, con tecnología de vanguardia, fácil de operar y con soporte técnico

Luis Martínez, Pablo Bruzzoni y Juan Ignacio Radiccioni describieron el nuevo concepto de agricultura de precisión de Taranis y Lanafil

Taranis, con la representación de Lanafil, llega al mercado uruguayo para brindar soluciones en agricultura de precisión, mediante el análisis de imágenes satelitales y aéreas, procesadas con inteligencia artificial que obtiene datos exactos acerca de malezas, insectos, enfermedades y deficiencias nutricionales.

Esto contribuye a un mejor control del riesgo y detección temprana de emergencia de los cultivos, entre otros beneficios importantes. El servicio también genera mapas para aplicación variable y colabora en la estimación de rendimiento de cosecha. Todas las funciones se encuentran centralizadas en una plataforma inteligente que le permite al productor optimizar su rentabilidad.

Taranis comenzó como una startup, en el año 2015 en Israel, y actualmente su capital está valorado en más de US$ 80 millones, dijo a VERDE Pablo Bruzzoni, gerente operativo y comercial para Latinoamérica, quien destacó la importancia de innovar constantemente.

Su expansión e internacionalización se dio rápidamente, y en la actualidad se encuentra presente en Estados Unidos, Australia, Rusia y Ucrania. En Latinoamérica desembarcó primero en Argentina, testeando el servicio con el Grupo CREA Victoria, en casi 30.000 hectáreas, enfatizando en las necesidades que los productores y técnicos demandaban. Brasil, Paraguay, Chile, Perú y México siguieron en el listado de países. En 2020 arribaron a Uruguay, de la mano de Lanafil, su distribuidor oficial.

GENERACIÓN DE CONOCIMIENTO

Bruzzoni dijo que Taranis no solo gestiona la información, sino que “es una plataforma de generación de conocimiento”. Explicó que “conceptualmente es diferente. No es tener información y cargarla a la plataforma para poder verla, si no que Taranis me brinda la información para poder tomar mejores decisiones. Esa información está basada fundamentalmente en imágenes, desde las satelitales hasta las que son tomadas con dispositivos patentados por Taranis”

Agregó que la gran ventaja es que permite monitorear grandes superficies en muy poco tiempo y, a la vez, procesar toda esa información rápidamente. La plataforma tiene base web y cada usuario puede ingresar vía internet desde cualquier dispositivo, ya sea una PC, laptop, smartphone o tablet, y visualizar todas las capas que Taranis genera.

A modo de ejemplo, se puede realizar seguimiento de los cultivos cada 15 días o semanalmente, mediante imágenes satelitales de alta precisión. Además, mediante vuelos con tecnología patentada por Taranis se pueden detectar las anomalías que presenta el cultivo. “Eso significa que uno puede ver insectos, malezas o enfermedades”, señaló.

El sistema está basado en inteligencia artificial, lo que le otorga 100% de automatización, rapidez y efectividad.

MEJORES DECISIONES

La decisión final siempre la tiene el productor o técnico. “El software permite un análisis rápido y eficaz, logrando un relevamiento completo de su chacra, con una alta densidad de muestreo. A partir de las 48 horas de realizado el vuelo, se entrega el resultado procesado. Estamos planteando una imagen por hectárea. Es difícil pensar en un técnico que pueda tomar esa información en cada hectárea de un lote de 200 o 300 hectáreas”, explicó Bruzzoni a modo de ejemplo.

El objetivo principal de la plataforma es ayudar a tomar mejores decisiones sobre lo que está pasando durante el ciclo del cultivo. En este sentido, “la velocidad de respuesta es fundamental, ya que aporta rentabilidad al agricultor; le tiene que generar un ingreso extra para que esa inversión tenga un retorno inmediato”, sostuvo.

EN URUGUAY

“Fusionar la innovación y tecnología con el mejor soporte técnico y una atención personalizada en cada campo es nuestro valor agregado”, destacó el ingeniero agrónomo Juan Ignacio Radiccioni, responsable técnico comercial de Taranis en Uruguay.

Agregó que “es una apuesta a la agricultura de precisión, ya que permite identificar y analizar la información, brindando poder de acción, y toma de decisiones durante el ciclo del cultivo y no luego de la zafra”.

Lanafil se encarga del servicio completo. El productor o técnico no necesita estar en el campo para contratar el servicio, y esa es otra de las ventajas que ofrece.

“Los agrónomos tardamos más tiempo en generar la información que en analizarla, entonces queda poco tiempo para pensar sobre lo que está pasando. Taranis surge para solucionar este problema”, resaltó Radiccioni.

Por su parte, Luis Martínez, gerente comercial de Lanafil, señaló que ven un cambio profundo en la agricultura tal como se entiende en la actualidad. “Este proceso implica un cambio fundamental en el manejo de los cultivos. Nos tenemos que adaptar a la nueva realidad. Existe también una presión social muy fuerte sobre la forma cómo utilizamos los fitosanitarios, cómo aplicamos, qué y dónde lo hacemos”, admitió.

Martínez consideró que estas tecnologías permitirán ser cada vez más eficientes. En ese marco describió la nueva línea de bioestimulantes, así como un proyecto con productos biológicos que incorporó la empresa, apuntando a la evolución que pueda tener el control de enfermedades e insectos.

Tanto para Martínez como para Radiccioni, la tecnología de Taranis permite que los procesos agrícolas sean más eficientes. “En plagas, malezas o enfermedades nos brinda la posibilidad de aplicar en el foco”, destacó el gerente comercial de Lanafil.

Agregó que “las aplicaciones variables apuntan justamente a no utilizar producto donde no se necesite. Reducir el riesgo ambiental y el gasto son conceptos claves, que forman parte de esta tecnología de análisis, cuyo objetivo final es ayudar a los agricultores a crecer en su actividad”.

Fuente: Revista Verde